Cambio de la realidad laboral

Portadas Artículos-Cambio en la realidad laboral

Si comenzaste a trabajar antes de 1996, probablemente eres de estos últimos privilegiados en recibir una pensión económica por parte de la empresa en la que laboras o laboraste. A partir del 1 de enero de 1997, entró en vigor el llamado nuevo sistema de pensiones, el cual cambió por completo la forma de jubilación de los mexicanos.

La mayoría de los padres de familia de los jóvenes de bachillerato no se van a jubilar ni pensionar. Si bien es cierto que tienes fondos de ahorro para el retiro (AFORE), la realidad es que pocas personas hacen aportaciones personales para cubrir porcentajes necesarios para una jubilación digna.

Analízalo, ¿estás preparado para tu retiro? Se calcula que, en la actualidad, un adulto promedio se retirará a los 65 años si logró juntar suficientes recursos para su vejez. De otra manera, tendrá que seguir trabajando.

Pero tus hijos se enfrentarán a un panorama totalmente diferente, aunque existen muchos factores por el cual esto sucede, por lo menos hay tres que son muy relevantes a los que se van a enfrentar en su vida profesional, los cuales son:

  1. Cambios en contratación
  2. Nuevas formas de empleo
  3. Necesidad de emprender

Describiremos en este artículo el primer apartado, el cual es “Cambios en contratación”.

La gran cantidad de egresados universitarios titulados ha hecho que las empresas tengan la posibilidad de hacer mas selectivos los procesos de reclutamiento de personal.

La ley federal del trabajo señala que existen contratos definidos e indefinidos. Los contratos indefinidos son aquellos en los que el trabajador no debe cubrir un tiempo específico de duración en la empresa, es decir, te contratan y ya, sin estar a prueba.

Así, muchas empresas realizan las siguientes prácticas:

  1. Ofertan un contrato al recién egresado por un periodo de 3 meses. Si “no sirves” en la empresa, te dicen adiós. Si “sirves”, pasas a un nuevo contrato.
  2. Contrato por otros tres meses. Si “no sirves”, no demuestras tu valor dentro de la organización, no generas nuevos proyectos, no eres productivo y sobretodo proactivo, te vas. Si “sirves” pasas a un nuevo contrato.
  3. Contrato por un año.  Después de pasar los períodos de prueba te ofrecerán un contrato por un período de un año, si no te adaptas en la empresa o no les das buenos resultados te vas. Pero si “sirves”, te dan otro contrato por un año, así hasta que termines tu relación laboral con la empresa.

Por ello, no aconsejes a tus hijos a buscar un empleo remunerado para toda su vida, por que les estarás dando consejos para una realidad que ya no existe. Los jóvenes necesitan estar preparados para enfrentarse a un sistema de contratos variables y a las nuevas formas de empleo.

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest