¡TE URGE SER MICHAEL PHELPS!

VIDEO-BLOG04

Michael Phelps es sin lugar a dudas el mayor medallista olímpico de la historia, con 22 preseas. Es un
ganador nato, y posee el mayor número de medallas en la historia de las olimpiadas y mayor número de
medallas masculinas en cualquier competencia.
Sin embargo, Phelps no nació en una familia acomodada. Su papá es policía retirado y su mamá es directora
de una secundaria, en su natal Baltimore, Maryland, en los Estados Unidos. Es decir nunca tuvo un apoyo
económico tan importante para poder destacar.
Ponte a pensar en lo demás competidores olímpicos en natación, los cuales defenden a su país. Todos ellos
han desarrollado ciertas habilidades que les permite competir a nivel profesional, como: disciplina,
tenacidad, entrenamiento, respiración, técnica, complexión física, etc.; las cuales no los hacen diferente a
Phelps. De hecho, algunas comparaciones de expertos indican que existen competidores que entrenan más,
se alimentan mejor incluso son mas disciplinados el propio Phelps.
Entonces, ¿Por qué Michael Phelps es tan bueno? La respuesta es por su ELEMENTO.
Existen dos tipos de habilidades, las naturales y las aprendidas. Las habilidades que en listamos que
desarrollaron los demás competidores al igual que Michael Phelps, son aprendidas. Sin embargo, “la bala de
Baltimore”, como le apodan al nadador norteamericano, tiene habilidades naturales que lo hacen destacar de
los demás, las cuales son su ELEMENTO.
Por ejemplo, Phelps mide 5 cm más en cada brazo, lo cual le permite ganar ventaja por cada brazada queda
en el agua; Calza del 35. Así como lo lees, Phelps cuenta con 35 cm de pies. En promedio un mexicano calza
del 7, lo que equivale a 27 cm;
Es Zambo. Existen personas que nacieron con los pies hacia adentro, es decir que caminan como “pingüino”.
Otro tipo de personas nacieron con los pies hacia afuera Y Normalmente se conoce que caminan como
“payasos”. Michael Phelps no. Simplemente nació con las piernas corvas. Algunos cronistas dicen que cuando
Phelps nada, pareciera que va como con remos en las piernas, jalando agua hacia adentro y ganando mucha
mas velocidad.
El agua es su ELEMENTO. Nació para ello. Nos pudo haber habido otro deporte en el cual pudiera ser tan
competitivo como la natación. De hecho, existen algunos rumores sobre la niñez de Phelps. Algunos dicen
que en realidad no comenzó nadando a los cinco años, como aparece en su biografía, sino que realidad el
quería ser gimnasta. ¿Te lo imaginas de gimnasta?
Por supuesto que no. Phelps nació para nadar. Si hubiera entrenado gimnasia desde pequeño, posiblemente
hubiera desarrollado las mismas habilidades que tiene en la alberca, como la tenacidad, disciplina,
alimentación, etc. Pero nunca hubiera destacado tanto como en la profesión que tiene habilidades naturales.
Lo que es cierto, es que Phelps comenzó a nadar desde los cinco años, por infuencia que tenía sus hermanas
y su padre para contrarrestar lo que ellos llamaban “hiperactividad”. Phelps pasó más de 10 años entrenando
y desarrollando habilidades (tanto las naturales como las aprendidas), para que a los 15 años, tuviera su
primer experiencia en las olimpiadas de Sydney 2000. ¿puedes creerlo? Sólo 15 años ya era seleccionado de
su país para competir en los Juegos Olímpicos. No hay otra razón para poder entender esto más que
comprender que es muy bueno.
Era bueno desde niño. Nació con habilidades impresionantes para poder desarrollar la natación y practicó
más de 10 años para prepararse. Para su fortuna, encontró muy temprano el área en la que es demasiado
bueno, y se desarrolló. Algo que seguro no sabes, este algunos maestros de la infancia le dijeron a sus papás
que “no era muy dotado” o que “nunca iba a a poder llegar a concentrarse en algo”. Para la mayoría sus
maestros de la primaria, muy probablemente el futuro de Phelps iba a ser poco exitoso.
¿Cuántas veces crees que hemos escuchado esa misma noticia? Muchos jóvenes llegan a mi empresa de
orientación vocacional (selectcarrera.com) y nos dicen que ellos creen que no son buenos, o que sus padres
o maestros les han dicho que no son buenos nada. Esta respuesta es la misma siempre: “No es que no seas
bueno nada, es que no has descubierto aún en que área eres muy bueno”.
Te urge ser tu propio Phelps.
Es en serio. Necesitas descubrir en qué área y habilidades eres realmente bueno.
Entonces… ¿cómo sé para qué soy bueno?

  1. Haz una lista de 80 habilidades y debilidades.
    Es decir, haz una lista de 40 habilidades y 40 debilidades.
    Comienza preguntándole a la gente que más te conoce. Por ejemplo a tus familiares cercanos. Te van decir
    muchas más de 100 habilidades, incluso hasta las que no eres muy bueno o hasta algunas que ni habilidades
    son. Ya que tengas la lista, fltralas a 20 habilidades y 20 debilidades para que compruebes cuáles son las que
    realmente destacas.
  2. Ve con expertos.
    Pongamos el ejemplo de elegir una carrera profesional. Muchos jóvenes no saben de qué trata realmente la
    carrera porque no van con expertos. Mi mejor consejo es que los jóvenes vayan con los que sí conocen la
    carrera. Conozco muchos jóvenes que para conocer de la carrera le preguntan a sus papás, pero, si su papá
    estudió medicina, ¿cómo va a ser experto en otra carrera?. Creo frmemente que el que los jóvenes le que
    deberían preguntarle es al Director de carrera.
    Si eres una persona adulta te recomiendo que busques un mentor.
    Un mentor es aquella persona que tiene más experiencia que tú en un tema específco y puede ayudarte a
    que te desarrolles a través de su experiencia.
  3. Practica y vuelve a practicar.
    En lugar de paralizarte por no saber en que eres bueno, ponte a practicar. Práctica por lo menos 3 distintas
    disciplinas y verifca en la que eres mejor. Por ejemplo, lunes y miércoles por la tarde ve a practicar tu primera
    opción. Martes y jueves por la tarde busca practicar una segunda opción de carrera, y el viernes y sábado,
    trata de ir algún lugar a desarrollar las habilidades que necesitas para la tercer opción.

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest